Tres formas de iniciar un negocio fácilmente: llave en mano, fondo de comercio y franquicias

Cuando se trata de ingresar al mundo comercial la gran duda es de qué forma hacerlo. Crear un negocio de cero suele ser engorroso y por ende los inversionistas se inclinan por elegir franquicias, llave en mano y/o fondos de comercio. ¿Cuáles son las ventajas de cada uno? Suraci Evolución de Empresas te responde.

Si estás seguro de querer invertir en un negocio para entrar al mundo comercial, existen algunas formas de hacerlo que implican mayor facilidad en el proceso. Según Nicolás Suraci: Director de Suraci Evolución de Empresas “existen, al menos, tres formas de hacerlo: a través de la compra de un denominado llave en mano, fondo de comercio o franquicia”.

¿Por qué es más fácil iniciar un negocio de esta forma?

En estos tres formatos que se plantean hay un denominador común que hace disminuir el riesgo al momento de iniciar el negocio y que es: la información. Como dice el dicho “la información es poder” y esta no es la excepción a la regla.

Es que conocer tanto el mercado, a los consumidores con sus características, gustos, preferencias como a la competencia, hace que en los negocios podamos, sobre todo en Argentina, adecuarnos a los diferentes contextos y sortear las dificultades por las que se debe atravesar en el mundo empresarial.

Esto se ha puesto de manifiesto con la actual crisis mundial, de hecho las marcas o conceptos que han logrado sobrellevar la pandemia han sido, principalmente, las empresas que pudieron trabajar en equipo, es decir lograr buenas alianzas con proveedores como así también en alquileres y con empleados. Esto es posible cuando se trabaja en red como las franquicias o bien cuando las empresas cuentan con un gran respaldo corporativo.

Volviendo a la información, estas alternativas que se presentan para iniciar un negocio tiene esa gran ventaja, sea porque cuentan con datos de otros locales en operación que sirven de base para montar un nuevo punto de venta como en el caso de las franquicias, o bien porque se cuenta con información propia del negocio en funcionamiento que sería el caso de adquirir un fondo de comercio.

Llave en mano

Comenzar un negocio a través de un contrato “llave en mano” implica que el contratista -o desarrollador- se obliga frente al cleinte o inversor, a cambio de un precio, generalmente alzado, a concebir, construir y poner en funcionamiento una obra determinada que él mismo previamente ha proyectado.

En este modelo el énfasis ha de ponerse en la responsabilidad global que asume el contratista frente al cliente inversor.

Esta metodología tiene sus pros, como por ejemplo:

  1. Menor estrés en el montaje del negocio.
  2. Hay una inversión cierta y cerrada de antemano (si se ajusta es en un porcentaje mínimo).
  3. Se optimizan los tiempos de desarrollo del proyecto.
  4. En el caso de una franquicia, el inversor se enfoca sólo en el reclutamiento de personal y en recibir las capacitaciones del franquiciante.
  5. El franquiciante se asegura que se respete la imagen, calidad de materiales y estética de la marca.

 

Fondo de comercio

En cambio, si te decidís por un fondo de comercio, los mismos son intangibles. Es decir, lo que se adquiere es el derecho al local, por medio de un contrato de locación. Se transfieren instalaciones, muebles, útiles y maquinarias. “También incluye el nombre comercial y el valor llave del negocio, o sea, know how”, explicó Nicolás Suraci. A su vez, “los empleados, en general, no se transfieren ya que son un pasivo de la parte vendedora”, agregó.

Y si bien económicamente el concepto de fondo de comercio puede llegar a confundirse con el de empresa, jurídicamente la diferencia es neta, ya que la empresa es una organización macroeconómica que ordena los factores de la producción con fines de lucro. El establecimiento mercantil es una unidad económica - comercial de la que se vale la empresa para cumplir sus fines.

Muchas veces el inmueble es esencial a los fines de la explotación del fondo de comercio, encontrándose muy ligado con otros elementos del mismo, como ser el derecho al local, la clientela, el valor llave, etc. Puede ser un buen negocio si se administra correctamente y se hace un buen cálculo de las utilidades.

La mayor ventaja del fondo de comercio es que se compra lo instalado y si el mobiliario y maquinarias están en buen estado, se pagan como usadas. “Armar un negocio de cero puede ser mucho más caro en cuanto a equipamiento y maquinaria y, a su vez, se debe formar la clientela, algo que el fondo de comercio ya tiene, aunque se debe pagar un precio por ella.

Por lo tanto, se trata de una inversión de maquinaria y también de una formación de clientela y en consecuencia no se tiene el parámetro de si el negocio puede funcionar o no”, explicó Juan Manuel Contreras -Ejecutivo Comercial de Suraci- y agregó: “En cambio al fondo de comercio lo ves funcionando, podés pedir información relativa a la facturación y también la podés constatar visitando el lugar en diferentes horarios y distintos días, para validar esa información”, agregó.

 

Franquicia

A su vez, el sistema de crecimiento en red a través de franquicias ya se ha instalado desde hace mucho tiempo en Argentina y, por supuesto, también en Mendoza. Diversas empresas se han volcado por este modelo de negocios que permite seguir creciendo y posicionando una marca por medio de la apertura de nuevos locales en diferentes departamentos, provincias y hasta países.

Uno de los principales atractivos para hacerlo por este medio es que se realiza con capital y riesgo de un tercero. Es decir, es el inversor o franquiciado el que asume parte del riesgo en montar un nuevo punto de venta. Si bien este riesgo se disminuye abruptamente por los conocimientos que ha adquirido el empresario que otorga la franquicia, llamado franquiciante, algo de riesgo hay y este recae sobre todo en el franquiciado.

A su vez, como se dijo, este debe afrontar con capital propio (o de tercero), la inversión inicial que permita montar el local, realizar las adecuaciones necesarias para el normal funcionamiento y, según el caso, realizar una compra de stock inicial de mercadería.

Como ventaja para el inversor podemos mencionar que le permite sumarse a una red de una marca posicionada y un concepto probado, como así también acortar la curva de aprendizaje ya que el franquiciante (dueño de la marca y del concepto) le traslada al franquiciado (inversor que adquiere la marca) todo el know how (conocimientos).

También este modelo le permite al inversor disminuir los costos de: desarrollo de marca, aprendizaje del mercado, precios de proveedores, entre otros.

 

Ventajas de incorporarse al sistema de franquicias:

  1. Sumarse a una red de una marca posicionada y un concepto probado.
  2. Se acorta la curva de aprendizaje ya que el franquiciante (dueño de la marca y del concepto) le traslada al franquiciado (inversor que adquiere la marca) todo el know how (conocimientos).
  3. Se disminuyen los costos de: desarrollo de marca, aprendizaje del mercado, precios de proveedores, entre otros.
  4. Contar con abastecimiento del producto e insumos a comercializar.
  5. Se disminuyen los riesgos de inversión. Ya que es un modelo de negocios probado y aceptado en el mercado.
  6. Posibilidad de contar con escenarios de ventas proyectados, que permite determinar una rentabilidad presunta mensual, tiempo de recupero de inversión, inversión total, entre otros datos económicos. 

En Suraci Evolución de empresas ofrecemos numerosas opciones que te permiten optar por diferentes rubros de franquicias, como así también por categorías de montos de inversión.

También asesoramos en planeamiento estratégico, marketing para emprendedores, management, imagen corporativa, operaciones, supervisión de redes sociales, aspectos financieros y legislativos.

Brindamos asesoría personalizada sin cargo a inversores para garantizar su mejor alternativa de negocios.

Vea la ficha técnica AQUÍ

 

 

Fuente: www.gaf-franquicias.com

1 de septiembre de 2021