La red de franquicias que revoluciona el sector de los lácteos

Con los tres puntos de venta inaugurados en los últimos meses, El Puente, la compañía de origen cordobés con más de 45 años de trayectoria en la industria láctea, cierra un 2021 que marca la consolidación definitiva de su programa de franquicias y se prepara para continuar su expansión en 2022.

Lanzado a comienzos de 2020 con el fin de aumentar el volumen del negocio y expandir la cobertura geográfica de Usina Láctea El Puente —que, hasta 2019, contaba con 12 locales minoristas y uno mayorista propios—, su programa de franquicias tuvo un debut muy exigido a raíz de la pandemia. Sin embargo, la condición de «comercios minoristas de proximidad» de sus puntos de venta allanó el camino «para que el formato se volviera atractivo en el sector de las franquicias», como indican sus responsables, ya que «a pesar de las restricciones y de su impacto en la economía, la fórmula de El Puente funcionó con solidez, con locales siempre abiertos, una concurrencia en alza —la red recibe
mensualmente a más de 300.000 personas— y la suma de servicios como el envío a domicilio». ¿El motivo? En medio del aislamiento, registraron que, además de una necesidad básica, comer se había vuelto «prácticamente la única instancia de recreación».
El interés de diversos inversores se tradujo finalmente en una seguidilla de aperturas que ampliaron la red hasta llegar a los 18 puntos de venta. Las de 2021 se dieron en algunos de los barrios comercialmente más activos de la ciudad de Buenos Aires, en los que la compañía aún no estaba presente: Barrio Norte, Caballito y Belgrano R. Los tres fueron proyectados con una imagen totalmente renovada, que pone en el centro de la escena al producto estrella de la compañía: el queso. Por eso, ni bien ingresan, los clientes son recibidos en «El quincho de Lucho y Kuky», un espacio cuyo nombre es un homenaje a los fundadores de la compañía y, con una ambientación especial que destaca por su calidez, «está dedicado a la venta personalizada de productos de marca propia, que representan más del 70% de la facturación de cada punto de venta».

Un modelo de negocio libre de complicaciones
El Programa de Franquicias El Puente ofrece dos módulos de inversión: uno simple, para locales de al menos 200 metros cuadrados, y otro extendido, que suma un sector de panadería y requiere una superficie mínima de 300 metros cuadrados. Para concretar una apertura, se estima una inversión mínima de 600 dólares por metro cuadrado, parte de la cual se destina a activos recuperables como góndolas, heladeras y otros equipamientos. Además, la compañía ofrece a sus socios franquiciados seis meses a partir de la apertura para abonar la mercadería con que se inicia la operación, como también la posibilidad de explotar más de una sucursal.
Uno de los aspectos más ponderados por los socios franquiciados es que la gestión del negocio no requiere de intermediarios: «Todos los productos, los de elaboración propia y los de terceros, son abastecidos por El Puente, que se vale del peso global de su red para obtener mejores condiciones de parte de los proveedores». Esto permite ofrecer precios más competitivos y articular estrategias comerciales unificadas, que la misma compañía se encarga de diseñar y difundir.
Por otro lado, «la atención personalizada es uno de nuestros grandes atributos: tenemos verdaderos fanáticos de la marca que siempre destacan la cálida atención que se brinda en nuestros locales», señalan al referirse a la importancia que tienen para la empresa las capacitaciones de hasta cuatro meses de duración que dictan antes de cada inauguración para difundir la cultura y los valores corporativos entre los socios franquiciados y sus colaboradores. Y añaden que el acompañamiento no concluye al cortar las cintas: «Una vez que el local está operativo, cada franquicia tiene a su disposición un experimentado equipo de profesionales dedicado a brindarle soporte y asesoramiento continuo en todas las áreas que atañen a la gestión del negocio».

El respaldo de una marca reconocida
«El Puente es una compañía cuyo compromiso con la calidad atraviesa toda la cadena de valor, desde el arribo de la materia prima a la planta industrial de Ordóñez, en Córdoba, hasta que los productos llegan a los puntos de venta» cuentan desde la firma. «Por eso hablamos de una “trazabilidad de la calidad”, seguimos cuidadosamente cada etapa», afirman. Eso incluye la gestión de una red de distribuidores que cumplen rigurosos estándares para asegurar la presencia de la marca en las góndolas de más de 300 localidades de 20 provincias del país. La compañía disfruta de un presente tan activo como robusto, una circunstancia que la compromete a redoblar los esfuerzos para sostener su crecimiento: «Estamos trabajando en mejoras tecnológicas en nuestra planta industrial para poder abastecer la expansión de las franquicias». Con 2022 a la vuelta de la esquina, la expectativa es sumar nuevos puntos de venta «para que cada vez más familias argentinas puedan consumir nuestros productos y ofrecer nuevas oportunidades laborales».
Y es que cada apertura implica la creación de al menos una docena de puestos de trabajo, un objetivo central de esta compañía cuyo máximo orgullo es emplear, de manera directa e indirecta, a más de mil personas: «Queremos ser un puente hacia el progreso para nuestros socios franquiciados y para todos los que se van sumando a nuestra familia de colaboradores», concluyen.


Te invitamos a conocer más sobre esta franquicia.

Vea la ficha técnica AQUÍ


Fuente: www.gaf-franquicias.com                                                  29 de diciembre de 2021