LA CASA DEL DULCE DE LECHE llega para endulzar GAF

Bienvenido/a a La Casa del Dulce de Leche ¡Somos una empresa familiar que arrancó con solo 5 integrantes y hoy somos más de 40! Una familia súper dulcera, donde además de fabricar los mejores dulces de la Argentina, también fabricamos sonrisas y dulces momentos

En este manual vas a encontrar todo lo que necesitas para lograr el éxito en tu local, nos llevó mucho tiempo y dedicación crear y probar estos procedimientos, por eso te pedimos que confíes en nosotros, así como nosotros confiamos en vos. 

Somos una empresa joven en constante evolución y como somos humanos (muy humanos) sabemos que siempre se puede mejorar, así que estaremos muy atentos a las sugerencias que tengas para aportarnos (y aportarte).

 

¿Quiénes somos?

Somos la familia Fernandez Castañon, compuesta por dos padres anticuarios de toda la vida, Hugo y Raquel, tres hermanos emprendedores, Catalina, Ángelo y Valentino.

A finales del 2015, nuestra familia estaba pasando un muy mal momento económico. Las antigüedades ya casi no se vendían y el alquiler de nuestro local de antigüedades aumentaba. Como la cosa se estaba volviendo insostenible, nos apoyamos en nuestra única ventaja: La Feria de San Telmo. Como muchos saben, los domingos la calle defensa se hace peatonal y funciona la famosa “feria de artesanos”. 

Nosotros al tener el local a la calle teníamos nuestro espacio para exhibir lo que queríamos. Como las antigüedades ya no eran una opción tentadora para los visitantes, con mis hermanos pensamos en algo mucho más simple y artesanal: café y facturas. Para sorpresa nuestra, no solo los argentinos paraban a comprarnos, sino también los turistas muy entusiasmados con las facturas rellenas de Dulce de Leche. Aunque la mayoría de ellos no sabían lo que era, igual les encantaba. Al poco tiempo, comenzamos a fabricar alfajorcitos rellenos en una cocina muy chiquita que teníamos en el local. ¡Era un éxito! Luego alquilamos una mesa de feria y comenzamos a vender dulce de leche artesanal, alfajores, dulce de batata, membrillo, conitos rellenos y otras cositas. Queríamos que en nuestro puestito de 1 x 1 los turistas pudieran encontrar los dulces más tradicionales de Argentina

Domingo a Domingo la mesita nos iba quedando cada vez más chica, hasta que alquilamos otro puestito al lado. Con mis hermanos no dábamos abasto, así que llamábamos amigos para que trabajen los domingos, todos hablábamos inglés y algo de portugués, porque de esta manera podíamos explicarles a nuestros clientes qué era cada producto. Al cabo de 3 meses el local de antigüedades realmente estaba por fundir, así que les propusimos a nuestros padres arriesgarlo todo y convertir aquel local en La Casa del Dulce de Leche, ellos notaron nuestro entusiasmo y el potencial del proyecto y ¡Aceptaron!

Había muchas dudas, pero también muchas ganas, así que le dimos para adelante. No teníamos plata para comprar mobiliario, entonces nuestros padres propusieron utilizar los mismos muebles antiguos que estaban a la venta para exponer nuestros productos, así fue como hoy día continuamos utilizando antigüedades en todas nuestras sucursales, quedan hermosos, con un toque elegante y distintivo. 

Desde entonces, La Casa del Dulce de Leche se fue convirtiendo en un punto turístico en la ciudad de Buenos Aires. Una parada obligatoria para conocer los sabores autóctonos de este hermoso país.  

¡Y vamos por más!

Vea la ficha técnica AQUÍ

 

 

Fuente: www.gaf-franquicias.com

18 de noviembre de 2020