Franquicias gastronómicas: repensar platos tradicionales para diferenciarse

Dentro del segmento de las franquicias gastronómicas existen tantos formatos de comidas tradicionales que elegir salirse de lo que ya existe y redescubrir un nuevo concepto es un tanto difícil.  Sin embargo, algunas empresas, en la búsqueda por diferenciarse, lograron exitosamente rescatar un producto tradicional de nuestra identidad gastronómica –como la pizza, la milanesa, el choripán, o el tostado de jamón y queso- para reconvertirlo y generar nuevos conceptos, atractivos, exitosos y con el objetivo de replicarse. 

En Argentina, y en Córdoba particularmente, son varias las marcas de franquicias que han conseguido tomar un producto gastronómico tradicional y reconvertirlo: El Club de la Milanesa, Almacén de Pizzas, Tostado Café Club, y Chori son algunas de las empresas que han apostado a este concepto de la mano de la consultora CENTROFRANCHISING.   

“Si bien la búsqueda de la incorporación de lo nuevo, lo traído de otras coordenadas, y la sofisticación de la cultura gastronómica siempre mueve a los negocios gastronómicos, lo cierto es que los clásicos hoy son reivindicados por una nueva corriente de renovación que realza las comidas más incorporadas en nuestra cultura, y las ponen en perfecta competencia cabeza a cabeza con lo más novedoso del momento”, explica Santiago Salcedo, director de CENTROFRANCHISING.   “La clave es la modernización y adaptación a las tendencias, no sólo culinarias, sino también de modelos de negocios actuales. Así surgen modelos atractivos de franquicias, de cadenas nacionales que toman lo mejor de cada mundo. La nobleza de productos arraigados a nuestra historia, con la modernidad de sistemas de expansión de negocios actuales”, completó Salcedo. 

Para graficar esta tendencia, Francisco Sierra, coordinador de Desarrollo de CENTROFRANCHISING, destaca el trabajo de cuatro empresas con las que colaboró la consultora en la profesionalización de sus procesos, para potenciar el desarrollo de redes que pueden “crecer sin envidiar nada a empresas de otras latitudes”:

Almacén de Pizzas. Fue uno de los pioneros en generar un nuevo enfoque de la tradicional y popular pizzería. Una empresa con 13 años de trayectoria en la operación gastronómica en general y en la elaboración particular de pizzas, entendió que, para destacarse la gran cantidad de pizzerías disponibles en el mercado, debía dar una “vuelta de rosca” a su concepto. Así nace Almacén de Pizzas con la idea de generar una ambientación de locales moderna, donde se pueda disfrutar de un producto gourmet de alta calidad. Hoy la marca cuenta con un sistema de franquicias consolidado a través de una red de 31 locales, tanto en Buenos Aires, interior del país y el exterior.

Club de la Milanesa: Es otra empresa cuyo fundador traía una gran experiencia en el manejo de negocios gastronómicos. Vio en un producto sumamente icónico de nuestra cultura un potencial de desarrollo que nadie había conseguido explotar. Fue así que en 2007 nace esta marca con una propuesta innovadora, donde se revaloriza la milanesa como producto argentino, con una gran amplitud de variedades y sabores; donde la ambientación de los locales juega un rol clave para generar ese clima familiar de siempre, con la modernidad de una propuesta diferente. Hoy la marca cuenta con una red de Franquicias en diferentes puntos del país.

Tostado Café Club. Nace con el firme propósito de reivindicar un producto emblemático; “El tostado porteño”. Con el foco puesto en este propósito y en la comercialización de café, la empresa que nació en 2015, logró concebir un nuevo formato, quizás inexistente por la originalidad de su propuesta. A tal punto que los mismos dueños de la marca no encuentran una categoría donde sentirse encasillados. Se autodenominan “FastFood Porteño”, donde la oferta gastronómica gira alrededor del tostado, elaborado con pan de masa madre y la mejor calidad de insumos, ofreciendo sándwiches, ensaladas, panificados, jugos y limonadas, yogures, bowls, etc. Los productos, el diseño moderno y cálido de sus locales y una tipología de servicio ágil, donde la tecnología juega un papel importante, permiten a Tostado ofrecer una experiencia integral totalmente diferente a las cafeterías convencionales. Hoy la marca cuenta con 10 locales, tanto propios como franquiciados y está en pleno proceso de expansión tanto en Uruguay como en Brasil y otros países de la región.

Chori. Quizás sea el más joven y atrevido de los conceptos que lograron reinventarse para triunfar. Con una impronta rebelde y provocadora nace Chori, de la mano de referentes en la gastronomía (Pedro Peña) y la coctelería (Tato Giovanonni). Se enfocaron en la idea de reinventar el choripán, producto emblemático de nuestra alimentación callejera. Chori logró un formato de negocio atractivo y viable para superficies de locales de menor cantidad metros, con una fuerte identidad de marca, donde el servicio a la barra, joven, desestructura y dinámico le permite diferenciarse de la gran cantidad de formatos de “streetfood” que surgieron en los últimos cinco años. Hoy la marca cuenta con tres locales, de los cuales dos de ellos son franquicia y tienen en mente expandir la marca hacia tanto a nivel nacional como regional. “El común denominador en todos estos casos de éxito es el eje central que radica en la reinvención de un producto que todos conocemos, pero ofrecidos de una forma nueva, donde el ambiente del local no desentona y la simplicidad en la operación permite tener la escala de réplica necesaria para que el concepto no quede reducido a un puñado de locales. Las claves: un producto probadamente elegido, con un sistema profesionalmente desarrollado”, resalta Salcedo.   

 

Fuente: www.gaf-franquicias.com