EL HORNITO SANTIAGUEÑO llega al portal de GAF

Había una vez una familia que viajó con su hornito de barro en un carro y dormía en una estación de servicios. El comienzo no es el de un cuento, sino el de la historia de una empresa que hoy, 20 años después de aquel inicio, produce más de cincuenta mil docenas de empanadas mensuales, más pizzas, calzonis, tartas y pastas.

Guillermo Suárez junto con su esposa Monica decidieron, con la crisis del 2001, radicarse en Córdoba Capital. "Un día le dije a mi mujer: pensemos en hacer algo con agua y harina, que son baratas" comenta Guillermo.

Mónica y su mamá (con receta de la abuela) solían hacer empanadas para la familia los fines de semana, así que pensaron que esa podía ser una salida.

"Todo lo del hornito me lo regalaron. Los fierros para el carro, la soldadura, la bocha para tirarlo. No teníamos nada; comíamos polenta sin sal. Pensé en Córdoba porque nos quieren a los santiagueños, les caemos bien".

Con plata prestada compraron cinco kilos de carne, harina, cebolla y empezaron a cocinar la carbonada; la olla era nueva, no la habían "curado" y la comida se arruinó. Otra vez la odisea; un conocido carnicero le dio carne y le volvió a financiar el resto de los ingredientes.

Mientras horneaban en la calle (donde estaba el carrito), Guillermo se fue a un telecentro y llamó a dos canales de televisión y a una radio de Córdoba. "Me hice pasar por un vecino; ‘vengan, hay una familia santiagueña haciendo empanadas en un hornito de barro muy pintoresco, están regalando’".

La estrategia funcionó. De las 25 docenas que hicieron, regalaron cinco y vendieron, a $6 el resto. "En el semáforo paraban los autos, yo golpeaba la ventanilla y regalaba una empanadita. Muchos, al ratito, se volvían y compraban. Nos fuimos a acostar con $120. Nunca nos vamos a olvidar". Para arrancar tenían 110 bandejas de cartón y un kilo de papel cortado para envolver.

El hornito santiagueño como, finalmente, terminó llamándose el emprendimiento, tiene hoy 47 franquicias en diferentes provincias, una planta de 2000 metros cuadrados y tres camiones cámara para repartir. Emplea a 45 personas.

¿Cuál es el secreto de la empanada? "Grasa de campo (criolla) para la masa y cebollas crudas que están en agua toda la noche para que pierdan ácido. Las cocinamos igual que en la casa de Loreto". Durante cuatro años sólo hicieron las tradicionales; después la suegra de Suárez les dio la receta de las de pollo y matambre; hoy son 37 variedades.

EL HORNITO SANTIAGUEÑO® es una empresa nacional que se dedica desde hace 20 años a la producción y comercialización de empanadas y comidas regionales con materias primas de excelente calidad y una masa 100% casera, con el verdadero sabor criollo.

Vea la ficha técnica AQUÍ

 

 

Fuente: www.gaf-franquicias.com

3 de Junio de 2021